<div class="empty"></div>

LA COLUMNA ROTA: Karina, niña mixe violada y asesinada, regresó por fin a su pueblo

|
noviembre 9, 2016

regresa-a-casa

Karina regresó luego de 8 meses de salir de casa… asesinada

“Cuando yo salí de aquí, dejé mi guagua en la cuna, creí que la Mamita Luna, me iba a cuidar a mí, pero como no fue así, me lo dice en una carta, pa’ que el alma se me parta, por no tenerla conmigo; El mundo será testigo, que he de pagar esta falta”.

Verso por la niña muerta

Violeta Parra.

LA COLUMNA ROTA/ FRIDAGUERRERA

Los Mixes; su nombre en su lengua es Ayuuk ja’ay que significa “la gente del idioma florido”. Los mixes viven en la porción más oriental de la Sierra Norte de Oaxaca. El territorio mixe, ubicado al noreste de la capital del estado, está compuesto de cerca de 290 comunidades y localidades asentadas dentro de 19 municipios y ocupa una extensión aproximada de 6,000 Km2.

Los mixes llevan una cultura muy guerrera que va arraigada desde la leyenda que más da forma a sus raíces, la del Rey Condoy. Este fue un hombre con poderes sobrenaturales, de una fuerza implacable, que además de bondadoso enseñó a los mixes a pelear y muchas de las técnicas de cultivo gracias a numerosos viajes que hizo.1

En una de las tantas localidades que se encuentran encanilladas en los mixes, se localiza, La Candelaria, Agencia Municipal perteneciente al Municipio de Zacatepec Mixe, Oaxaca, a aproximadamente 157 Km. de la capital.

Un 4 de mayo de 2003, el llanto de una pequeña retumbó en las montañas llenas de nubes, cerros, agua, vida; ese llorar al salir del vientre de su madre, Elsa Crescencio, en aquel entonces de 22 años, fue el de Karina, la cuarta hija de Elsa.  Karina, cuenta su madre, toda su vida fue una niña sana, le gustaba mucho correr, ir al campo, a veces cuidaba de sus hermanitos más pequeños, el clima de esas tierras es templado con lluvias de junio al resto del año. Karina aprendió a jugar en medio de las densas nubes que cubren la mayoría de estos caminos, a veces tan tupidas que la vista no alcanza a ver a 5 kilómetros y la lluvia que recorre en riachuelos la mayoría de la zona.

La familia realmente no vivía mal, así lo detalla en su poco español Elsa, su lengua de origen es mixe, sin embargo, se da a entender para FridaGuerrera, nuestra casa es muy humilde, solo de láminas, pero no nos falta qué comer, “allá en mi pueblo hay muchas yerbitas que comer”.

Sin embargo, en 2011, un familiar convenció al padre de Karina de trasladarse a la Ciudad de Oaxaca, “ahí seguro les irá mejor”, le hicieron saber al jefe de esta familia; hace 5 años. Elsa y su familia llegaron a Oaxaca, llegaron sin un techo, la mayoría de las casas donde vivió Elsa eran prestadas, ella y su esposo formaron a ser parte de la estadística de desempleo formal. El padre de Karina trabajaba como ayudante de albañil, ganaba 50 pesos al día, comenta Elsa, por lo que Elsa también tuvo que empezar a trabajar lavando y planchando ropa que le daban algunas de las vecinas en Pueblo Nuevo Agencia Municipal, perteneciente al municipio de Oaxaca de Juárez, lugar a donde llegó a vivir la familia de Elsa.

Tres años después, en 2014, la hermana mayor de Elsa murió, “nadie me dijo de qué, solo  le dio la enfermedad y se murió”, meses después, murió también el padre de Karina, “él tomaba mucho y también se murió”, especifica Elsa. Fue cuando una vecina del lugar que tenía un restaurant y le rentaba la casa donde vivía Elsa y su familia “Doña Carmen”, le pidió a Karina que trabajara con ella, ayudándole a barrer, a recoger mesas y además le conseguía lavadas a Elsa, para que el dinero les alcanzará.

Karina fue desaparecida de Oaxaca, el 5 de abril de 2016, como se lo dimos a conocer en este espacio, fue hallada violada y asesinada el 6 de abril en el kilómetro 66+500 de la autopista México-Puebla, a la altura del paraje El Pipirín, en Santa Rita Tlahuapan. 2

El 8 de noviembre de 2016, el cuerpo de Karina, quien desde el 9 de abril fue depositado en el panteón municipal de San Martín Texmelucan, Puebla, a 583 kilómetros de La Candelaria Mixe, Oaxaca, fue exhumado para ser entregado a su mamá Elsa, quién en aquel primer encuentro el 13 de julio de 2016, con lágrimas en los ojos nos hizo saber que lo único que quería era que se la dieran para llevarla a enterrar a su pueblo, como se llevó a su otra niña y a su esposo.

Al comunicarnos el 8 de noviembre con Elsa, contenta nos hace saber que Karina ya va a ir a su pueblo, nos hace saber que está bien, que está feliz porque ya la va a tener con ella.

El 9 de noviembre, muy temprano, será sepultada Karina, la pequeña niña mixe que, para Hugo, el presunto responsable de su feminicidio, solo significó, un antojo para saciar sus instintos animales y después desecharla como algo inservible.

Las palabras de Elsa, escuchar su voz tan contenta de saber a Karina de vuelta a casa, desde este espacio nos hace sentir tranquilas, no así satisfechas. Elsa, quien en su inocencia se conforma con saber que, aunque no viva, Karina regresó, que va a ir a acompañar a su hermana y su papá.

Karina ya no cumplió 14 años, la vida le fue arrebatada un mes antes por un ser sin corazón, un ser que sigue libre y que puede volver a dañar a cualquiera de nosotras; Karina salió a sus 7 años de las nubes, de uno de los pueblos de los no conquistados, salió de esa gente, fuerte, trabajadora de los mixes, ese rincón que Karina ya no volvió a ver, el lugar que la vio nacer, lleno de agua, nubes, montañas, lluvia.

Sin embargo, aún no se detiene ni castiga a quien le arrebató la vida, y en eso estaremos desde este espacio, vigilando, siempre a lado de Elsa, para que al final ambas, tengan justicia, esperando tener la buena noticia en breve de que Hugo, quien sin compasión le arrebató la vida a Karina, ya se encuentra preso.

 

(Visited 4.315 times, 1 visits today)