Niños de la calle pasan el día sin esperanza de Reyes Magos

|
enero 6, 2017

Para ellos, únicamente existe el tiempo para trabajar y tratar de subsistir con las monedas que ganan.

Para ellos, únicamente existe el tiempo para trabajar y tratar de subsistir con las monedas que ganan.

TOLUCA, Méx.-5 DE ENERO DE 2017.- Sobre Paseo Tollocan, un niño busca trabajar limpiando los parabrisas, su baja estatura solo le permite llegar a los espejos, quiere obtener unas monedas para sobrevivir, él como otros infantes de la calle no espera un juguete de regalo por el Día de Reyes.

Paciente espera el rojo del semáforo en el carril de baja velocidad en una de las vías más importantes de esta ciudad; ahí espera en la esquina del Paseo Tollocan con Pino Suárez, para lanzarse a uno o dos carros  para intentar conseguir una propina a pesar de la indiferencia de algunos automovilistas.

Vestido con ropa sencilla, incluso su chamarra luce un poco grande para su edad, trata de cubrirse del sol al regresar al camellón tras no conseguir la cantidad de monedas esperada,  su esperanza es juntar para comer, el pequeño trapo que usa es su muñeco con el que sueña a diario.

Con poco más de ocho años, la pobreza es el principal obstáculo que le impide escribir una carta a los Reyes Magos para pedir aunque se un muñeco de plástico, con desconfianza, pena y temor no dice su nombre al preguntárselo, un adulto observa a la distancia listo para seguir limpiado parabrisas.

Sin dejar de observar el tráfico, sabe que mañana no será de los afortunados que estrenará un juguete, los escasos recursos económicos de su familia son un indicativo claro de que no tendrá nada nuevo y será un día laboral normal, no sabe de fechas ni celebraciones, mucho menos de juegos.

Su única zona de diversión es junto a una fila de vehículos en medio de la calle, mientras trabaja a cambio de un donativo limpiando el vidrio de los espejos que aprovecha para observar su rostro y acomodar su lacio cabello negro.

Este caso es uno de los cientos de pequeños que deben de aportar recursos para tratar de existir, en varios cruceros de la capital de mexiquense hay menores que no tendrán regalos ni tiempo para jugar, las faltas de oportunidades han optado que tengan de trabajar antes de tiempo.

Autoridades no tienen un padrón exacto del número de niños que están en condición de calle, aunque el problema es real, ante el aumento de la pobreza en el Estado de México.

De acuerdo con las cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social solo en el periodo de 2012 a 2014, aumento 28 por ciento la cantidad de pobres extremos, las estadísticas evidencian que la marginación pasó de 945 mil a un millón 206 mil personas solo en ese periodo, es decir, 261 mil ciudadanos más en suelo mexiquense, según las datos oficiales.

(Visited 328 times, 1 visits today)