GALERÍA: Más de 30 esculturas de cantera adornan el panteón de La Soledad

|
noviembre 3, 2016

MELCHOR OCAMPO, Méx.- 2 DE NOVIEMBRE DE 2016.- Entre obras de arte descansan los difuntos del panteón de La Soledad, ubicado en la cabecera municipal, donde existen 30 monumentos funerarios de gran valor artístico e histórico, elaborados por canteros de la localidad.

“Hay muy poquitas (tumbas de este tipo), casi ya no hay. Es cantera, los floreros también son canteras”, relata José Domínguez Reyes, habitante de Melchor Ocampo, quien visitó la tumba de su tío Melchor Guerrero Sánchez y los abuelitos de éste, en el panteón de La Soledad.

Añade: “Cantera ya casi no hay aquí. Anteriormente en Melchor Ocampo había muchos canteros, pero se acabaron. Es una cantera muy bonita”, dice.

Roberto Sánchez Sánchez, ex cronista de Melchor Ocampo, elaboró un inventario de monumentos funerarios del panteón de La Soledad y logró que el Bando Municipal los incluyera como monumentos históricos, en el trienio 2000-2003.

Afirmó que son 30 monumentos funerarios de gran valor estético, realizados en la primera mitad del siglo XX por artistas de la localidad, conocida también como San Miguel de las Canteras.

Mencionó que los monumentos datan de entre 1912 y 1960, elaborados de cantera o tezontle rojo y negro por escultores del municipio, de gran valor artístico e histórico.

Son ángeles que lloran aferrados a la cruz o sostienen guirnaldas en sus manos, cruces de formas diversas y hasta libros y cajas de muerto.

Sánchez Sánchez considera que son obras de arte hechas por verdaderos artistas, canteros con grado de escultor.

“Entre 1900 y 1940 es cuando puede apreciarse el desarrollo artístico alcanzado por los maestros canteros de Melchor Ocampo y es precisamente en los monumentos funerarios donde logra su mayor esplendor”, dice.

Precisó que el camposanto alberga alrededor de 200 monumentos funerarios de importancia: 15 capillas construidas con cantera y herrajes, 20 esculturas y el resto son lozas con dibujos, inscripciones y relieves.

Explicó que monumentos funerarios de este tipo dejaron de hacerse en todo el valle de México desde hace por lo menos tres décadas, ya que son sumamente caros, pues en la actualidad costarían más de 100 mil pesos, además de que casi no quedan canteros con tal habilidad.

Puntualizó que el trabajo de cantera de las capillas se complementa con la herrería de excelente calidad en puertas y ventanas, en tanto que las esculturas son principalmente de ángeles en actitud de dolor y abrazando la cruz, adornados con flores como guirnaldas, amapolas, violetas, margaritas, hojas de helecho y jazmines, así como columnas estriadas.

“Guirnaldas, festones, ramilletes y flores representaban la ofrenda más significativa en las pompas fúnebres de la antigüedad. La guirnalda o corona vegetal estaba ligada a los placeres del banquete, con las connotaciones de merecido goce que esto comporta, y por supuesto se asociaba con la idea del triunfo, lo que –en un contexto funerario- vendrá a expresar el triunfo de la vida virtuosa sobre la muerte, sea en el sentido de inmortalidad en la memoria humana o del triunfo en un sentido espiritual”, destaca.

El también ex director de la Casa de Cultura municipal lamenta que casi la totalidad de los monumentos funerarios del panteón de La Soledad esté en malas condiciones, sobre todo por los cambios climáticos actuales, además de que no existe ninguna ley que los proteja, por lo que están en riesgo de desaparecer en los próximos años si no se les brinda el cuidado y mantenimiento que requieren.

 

 

(Visited 263 times, 1 visits today)