Encontrar trabajo es un sueño imposible para un discapacitado como Víctor

|
noviembre 15, 2016

Víctor ha tenido varios empleos y los ha desempeñado de forma excelente.

Víctor ha tenido varios empleos y los ha desempeñado de forma excelente.

ECATEPEC, Méx.- 15 DE NOVIEMBRE DE 2016.- Por contar con una discapacidad, ya que nació sin el antebrazo izquierdo, Víctor Manuel Torres González  es discriminado  y no logra ser contratado  en ninguna de las empresas donde se ha presentado a solicitar empleo, mismo que necesita para sacar adelante a su hija, de tan solo 10 años de edad, así como para ayudar a sus padres.

Torres González, de 35 años de edad,  quien ahora vive solo en  la colonia Real del Valle, del municipio de Acolman,  explicó que  debido a que sus padres  no contaban con recursos económicos, tuvo que abandonar  los estudios  a nivel  secundaria para dedicarse a trabajar.

Señaló que su discapacidad en el brazo izquierdo, la cual es de nacimiento, no le ha impedido salir adelante, al contrario,  lo ha fortalecido para ser más fuerte ante los tropiezos de la vida y le ha enseñado a no detenerse ante los problemas económicos que ha enfrentado por falta  de oportunidades de trabajo.

Recordó  que cuando era niño pensaba en que sufriría de  bullying por parte de sus  compañeros de clase, pero  afortunadamente  nunca lo molestaron, sin embargo al llegar a la adolescencia  sufrió algunos rechazos, principalmente de las jovencitas, quienes se alejaban  de él  al observar  que le faltaba parte del brazo.

El joven dio a conocer que  nunca se ha desmotivado y que siempre se ha considerado una persona normal,  por lo que al principio trabajó de ayudante de albañil,  así como de chofer de un bicitaxi, también fue vendedor de productos casa por casa y lavó trastes en una pizzería, en donde  le pagaban un salario menor al de los demás empleados por su problema físico.

Víctor comentó que al cumplir  los 24 años decidió a casarse por el civil, pero que al transcurrir los años se separó de su pareja con la que tuvo una hija de la que nunca se ha desentendido  y a la cual visita cada quince días, ya que se encuentra viviendo con la abuela materna hasta Tizayuca, Hidalgo.

“He buscado trabajo en muchos lugares aquí en Ecatepec y hasta  la Ciudad de México, pero las personas al  verme  solo me informan que no hay vacantes o que luego me llamarán, ni si quiera me entrevistan, siento discriminación porque a pesar de que solo cuento con una mano, puedo realizar  las labores de una persona normal”, indicó.

Angustiado mencionó que ahora está decidido  y empezará a estudiar para terminar la secundaria y la preparatoria, y presiente que aunque cuente con estudios siempre será rechazado por su condición.

“Quiero  encontrar un trabajo estable donde pueda contar con todas las prestaciones, hacer antigüedad y poder  comprar mi propia casa, así como tener servicio médico para  ofrecerle un  digno futuro a mi hija, quien cursa el quinto año de primaria, pero desgraciadamente no me contratan, me ven como si fuera un ser extraño, pero deberían de darme la oportunidad de demostrar que se trabajar”, dijo.

Por otra parte platicó que quiere seguir apoyando con el gasto a sus padres, como hasta la fecha lo ha realizado, quienes desde hace muchos años  viven en la colonia Las Brisas, lugar donde fincaron su propio hogar y de los que nunca se desentenderá.

Víctor Manuel, el hombre que dijo que sabe conducir automóviles y quien actualmente se transporta en una motoneta,  recalcó que le gusta mucho cocinar y que le hubiera gustado ser chef, pero por no tener dinero  no ha podido  estudiar esa carrera que es una de las más costosas.

Torres González, quien en sus ratos libres se dedica a leer y a dibujar, dijo que solo ha podido conseguir empleo de checador de la ruta  de combis  San Pedro Santa Clara, donde no percibe un salario y solo cuenta con la aportación voluntaria que le otorgan los choferes al pasar por  la avenida Palomas, donde se  encuentra parado, ratificando el horario en que circulan las unidades desde las 13:00 hasta las 21:00 horas.

“Por lo regular gano 150 pesos diarios y a mí solo me dejan estar de lunes a viernes, por lo que el dinero no me alcanza, ya que tengo que pagar renta,  darle gasto a mis padres y además mandarle dinero a mi hija”, dijo preocupado Víctor.

Con una sonrisa en el rostro comentó que  ha pensado en el futuro  y formar un hogar, ya que su primera relación no funcionó y espera tener otros dos hijos, pero ante la falta de trabajo  no sabe si realizará ese sueño.

Finalmente  insistió en que aunque existe gente muy cruel que solo juzgan a las personas por su apariencia, no pierde las esperanzas de  encontrar  alguna empresa  donde no  lo discriminen y  se solidaricen, para que le otorguen un empleo  donde le den  la oportunidad  de demostrar su capacidad para trabajar.

 

 

 

(Visited 849 times, 1 visits today)