Anuncio no disponible

Familia de Neza elabora desde hace 30 años piñatas de exportación

|
diciembre 11, 2014

NEZAHUALCÓYOTL, Méx.- 11 DE DICIEMBRE DE 2014.- Con una tradición de familia de más de tres décadas, el señor Salatiel García Vicente sigue fabricando piñatas, un oficio que su abuelo lo enseñó en el patio de casa.

Anuncio no disponible

En la calle 7 casi esquina con Segunda Avenida, en el domicilio marcado con el número 122,  es el lugar donde el papel, y engrudo toma forma de personajes  fantásticos con la mezcla de muchos colores y formas.

Emilio Vicente, alias “el Charro” como lo conocían en su barrio, fue el que inició con la fabricación de piñatas en Nezahualcóyotl hace más de 30 años, desafortunadamente murió hace algunos años pero su nieto Salatiel mantuvo viva esta tradición de familia, un trabajo que  corre por sus venas.

Periódico, cartón, engrudo, papel china, papel crepe y mucha imaginación son los elementos que se necesitan para dar forma a las piñatas tradicionales de ocho picos, santaclos, muñecos de nieve, animales, princesas, hombres de acción, personajes de cuentos infantiles e infinidad de formas y personajes.

Sus piñatas no solo viajan y se venden por toda la república mexicana, también han pasado fronteras y han sido exportadas a Los Ángeles California y Texas.

Pero una llamada por teléfono fue la que más le sorprendió al señor Salatiel, le hablaron para preguntar de sus productos desde Dubai.

Más de cuatro mil piezas fabrican en temporada navideña para alegrar las fiestas decembrinas, pero todo el año se mantiene esta tradición por lo que el hacer piñatas es su forma de vida.

Anuncio no disponible