Indigente y drogadictos se adueñan de kiosko en Ecatepec

|
octubre 27, 2016

El indigente tiende su ropa y hace sus necesidades en el mismo lugar.

El indigente tiende su ropa y hace sus necesidades en el mismo lugar.

ECATEPEC, Méx.- 27 DE OCTUBRE DE 2016.- Un hombre  en condiciones de calle se adueñó de un kiosko y lo adaptó como su hogar, donde ahora lo acompaña un grupo de vándalos, lo que ha causado  molestia entre los vecinos de dos colonias, quienes están dispuestos a derrumbar ese espacio  para mejorar la imagen urbana.

Desde hace un año, el lugar ubicado en el camellón central que divide las colonias Mexicanos Insurgentes y Ejercito del Trabajo, en  avenida Lázaro Cárdenas, conocida también  como Valle de Júcar, sorpresivamente fue ocupado por el hombre de alrededor de 52 años, quien a pesar de las inclemencias del tiempo duerme sobre unos sillones viejos que colocó dentro del kiosko.

Vecinos indicaron que hace unos meses, tras realizar una fogata, el hombre se quedó dormido, lo que ocasionó que la ropa que tendía sobre los barrotes se incendiara y fueron los propios colonos quienes apagaron el fuego.

Dijeron que días después del accidente,  un sujeto, quien dijo ser familiar del indigente,  llegó a la zona y se llevó al señor, pero días después regresó nuevamente a instalarse.

Afirmaron que desde que el hombre se encuentra viviendo ahí,  llegó  un grupo de drogadictos a refugiarse y por esa razón ninguna persona se acerca, además de que en plena vía pública realiza sus necesidades fisiológicas sin importarle que la gente lo observe.

Esta situación que causa una pésima imagen urbana, ha sido reportada a las autoridades, aseguraron vecinos, pero hasta la fecha nadie ha hecho nada para retirar a esas personas de ese espacio que debería ser utilizado por los ciudadanos.

Manifestaron que el señor que  ahí habita duerme toda la mañana sobre un sillón viejo, y que por las tardes se dedica a recolectar desechos que también ahí deposita para luego venderlos,  aseguraron que el dinero lo usa para comprar  estupefacientes y bebidas alcohólicas, junto con el grupo de drogadictos.

Precisaron  que cuando se cambia de ropa, la que desconocen de donde la obtiene,  la tiende sobre los  barandales  que se encuentran  alrededor del kiosko, pero al saber que con él están los vándalos, nadie se atreve acercarse al lugar a decirle que quite su ropa o que se vaya, pues temen a que en el estado inconveniente que siempre se encuentran puedan agredir a alguien.

Por ello, desde hace tiempo los vecinos han prohibido a sus hijos que vayan a jugar a ese sitio,   mismo que  ahora luce solo, lleno de basura, de donde se desprenden olores fétidos, y en el que además los agresivos sujetos se pasan pidiendo dinero a la gente.

Es por eso que hacen un llamado a las autoridades para que se le dé mantenimiento al lugar en mención para que esa área de recreación pueda ser utilizada y vuelva hacer lo que era antes, un espacio donde niños y adolescentes jugaban y diversas personas realizaban sus ejercicios.

Advirtieron que de no hacerlo tomarán cartas en el asunto y contratarán maquinaria pesada para derrumbar ese kiosko y así quitar a los malvivientes.

 

(Visited 5.593 times, 1 visits today)