Mataron a su madre y hermana en Ecatepec; solo exige justicia

|
marzo 13, 2017

El joven tuvo que dejar su empleo luego de lo ocurrido.

ECATEPEC, Méx.- 13 DE MARZO DE 2017.-“Me  quitó todo lo que tenía,  le arrebató la vida a mi  madre y a mi hermana, mí única familia, además mató a un vecino,  estoy solo, destrozado,  deprimido y el culpable del  triple homicidio aún sigue libre, las autoridades han hecho caso omiso para detenerlo, estoy seguro  que un familiar lo tiene escondido en Hidalgo y no  hay avances en las investigaciones, por eso  exijo justicia”,  dio a conocer  el hijo de  dos  de las víctimas, Jorge García Villanueva.

Recordó que fue el pasado 16 de enero, cuando su madre preocupada y llorando  le habló por teléfono a su trabajo y le dijo “hijo este  Gabriel se volvió loco, está  haciendo destrozos  y amenaza con matarnos, pero fue inútil, no pude ayudarlas,  cuando llegué ya las había matado, sentí también morirme”, comentó con lágrimas en los ojos Jorge.

Los hechos sucedieron dentro de la vivienda marcada con  manzana 16, lote 90-A  en Avenida Las Águilas, en la colonia Rinconada de Aragón, cuando  la  actual pareja de su madre, Gabriel  Mendoza  Huerta,  quien  se empleaba como guardia de seguridad privada  del Metro de la Ciudad de México, perteneciente a la empresa  “Grupo Halcón”, llegó al  hogar y les disparó a su madre y su hermana,  asimismo, también mató a un vecino quien tenía su  casa en la calle Quetzal,  quien se presentó a ayudarlas después de que sus  primos menores de edad que estaban en su casa  le solicitaron ayuda.

El sujeto, dijo  Jorge, huyó  en un auto Focus, color dorado, con placas de circulación MHU-1223, del Estado de México, vehículo que  fue encontrado abandonado  cuatro días después de los hechos en el municipio de Acolman.

Comentó que   después de la muerte  de   María del Rosario Villanueva Pérez, su madre de 39 años de edad, quien presentaba un impacto de bala en la cabeza, así  como su hermana,  Jessica García Villanueva, de 19 años, quien tenía un impacto de arma de fuego en el pecho, cerca del corazón, y su vecino del nombre Manuel  Rodríguez Velazco, quien por intentar defenderlas también fue asesinado, hasta la fecha no hay pistas para dar con el paradero del asesino quien recalcó tenía cinco meses viviendo con su mamá.

“Me han minimizado, me han tratado mal, quienes llevan el caso  un tal comandante  Sabino de la Fiscalía de Homicidios de Ecatepec,  así como Beatriz del área de Feminicidios,  solo le dan largas al asunto,  a pesar que dije que el primo del  delincuente  de nombre  Vicente  Matamoros quien le había  regalado la  pistola y vive en Hidalgo además de tener otra propiedad aquí en Ecatepec en la colonia Venta de Carpio,   no les importa que siga libre”,  aseveró Jorge.

Han pasado ya casi dos meses  y   explicó que no ha podido sacar  sus cosas porque la vivienda sigue resguardada, y ahora la hija del asesino de nombre Gabriela Mendoza, quien también tiene una demanda tras intentar  matar al hoy prófugo,   reclama las pertenencias del  hombre que asesinó a su familia,  y no está de acuerdo en que ahora pretendan darle preferencia   a ella.

“Quienes llevan el caso,  dicen que no me pueden entregar el inmueble, porque estaban haciendo las investigaciones, pero ni si quiera se han presentado al lugar ya que yo tengo las llaves que son de seguridad para entrar  a la casa donde rentábamos desde  el mes de diciembre y ahora no quieren hacerlo hasta que la hija del asesino este presente y  pretende quedarse con todas las cosas” indicó molesto.

El joven de tan solo 22 años de edad quien dejó su trabajo como guardia de seguridad por el tiempo que le genera el seguir la lucha para dar con el responsable de los crímenes,   ahora está viviendo con unos parientes , ya que hasta el momento no cuenta  con recursos para rentar una casa.

Jorge dijo que el comandante de nombre Sabino, quien lleva  la investigación, un día le habló para que lo acompañara a Hidalgo a buscar  a quien todavía era pareja de su madre, pero que le indicó que nadie tenía que saber  que iba ir solo con él, acción que se le hizo extraña  y  no le pareció el actuar el elemento  del área de la Fiscalía de Homicidios y se negó hacerlo.

Ante esta actuar del elemento de la procuraduría mexiquense, también  señaló, “me permitieron solo sacar ropa y   fui acompañado de mi papá, Jorge García Olmedo,  el cual nunca nos ha apoyado desde que abandonó a mi madre , y mi tío,  así como el dueño de la vivienda  que no las rentaba, y el comandante llegó  para darnos la custodia y dijo ‘voy por una amiga’, nos dejó ahí y al preguntarle   por qué lo hacía  nos dijo que el asesino no iba a regresar a matarnos, que le importaba  más estar escondido  que protegerlos”.

Aunque teme por su vida al no contar  con custodia o protección, Jorge sigue con su lucha para que las autoridades tomen cartas en el asunto, al que ahora pretenden clasificar como asesinatos y no como feminicidios.

“No puedo olvidar lo que pasó, vi a mi madre y mi hermana tiradas en la entrada de la puerta  después de las escaleras, quisiera devolver el tiempo, porque así  yo hubiera podido ayudarla y  solo  tengo el recuerdo de la voz de mi mamá, quien a parte era mi amiga, le contaba todo, además de lamentar que  también haya asesinado a mi amigo quien llegó a defenderlas”, expresó Jorge, mostrando las fotos a través de un teléfono celular de sus seres queridos a quienes impunemente les arrebataron la vida.

Han pasado los días, y los hechos que quedaron registrados en la Noticia Única Criminal  TLA/TLA/FHM/034/010441/17/01, han quedado en el olvido.

“Ese señor Gabriel,  quien tenía solo cinco meses de  estar viviendo con mi madre, quien se dedicaba al hogar después de que lo ayudó cuando su hija quiso matarlo, aunque fue extraño porque nunca  la maltrato en ese tiempo,  me destrozó la vida, me quitó todo, me encuentro mal, porque siento que como estoy solo  y no tengo dinero, no me ayudan a  encontrarlo”, precisó.

“Hoy  exijo justicia, quiero que investiguen al primo y a la hija del agresor,  ya que ellos, estoy seguro,  saben en donde está y quiero que pague por lo que hizo, porque no  tengo confianza en las investigaciones que están realizando ante el mal trato  que he recibido de las personas que llevan el caso al preguntar por los avances de investigaciones al que solo le dan largas”, finalizó Jorge, quien se encuentra destrozado y solo clama justicia.