Pedro murió al quedar en medio de balacera entre policías y delincuentes; tenía 28 años y estaba por titularse

| Lunes, marzo 6, 2017

El señor dijo estar recabando pruebas para desmostar la inocencia.

ECATEPEC, Méx.- 6 DE MARZO DE 2017.- ‘Mi hijo  Pedro Arturo López Salgado no era delincuente, estaba  a unos días de recibir su cédula profesional y sin embargo un policía municipal le disparó cuando caminaba  a tan solo unos metros de llegar a su casa ubicada en Nezahualcóyotl y  lamentablemente murió en el hospital’,  dio a conocer el padre, quien pide  limpiar la mala  imagen con la que mancharon  el nombre  de su hijo que fue sepultado el viernes.

Don Pedro, quien tiene su domicilio en  la colonia Campiñas de Aragón de éste municipio,  ahora  pide justicia para que el elemento de la policía local sea juzgado por mentir y asesinar a su hijo de tan solo 28 años de edad, quien  regresaba del gimnasio  directo a su domicilio ubicado en Calle 16, cuando se desató  la balacera entre uniformados y malhechores,  el pasado 1 de marzo en la colonia Juárez Pantitlán, y quien por estar en el lugar de los hechos, fue herido por el uniformado  quien irresponsablemente  engañó  al decir que se trataba de uno de los delincuentes.

“Muchos medios de comunicación mancharon el nombre de mi hijo,  quien tiene un negocio de  distribución de equipo de cómputo y de oficinas,  sin saber cómo habían pasado los  hechos y donde fue una víctima más de esas confrontaciones entre bandidos y policías,  hoy  quiero que el nombre de  mi Pedro  quede limpio”, comentó  con la voz entrecortada.

El padre del hoy occiso, quien terminó los estudios profesionales de Administración de Empresas que cursó  en la Universidad  Tecnológica de Neza,  señaló que su hijo, quien cargaba una mochila con su vestimenta de deportes,  iba pasando cuando se suscitó la balacera entre dos policías y unos sujetos que viajaban en un auto tipo Chevy, color blanco, hechos que demostrará en los próximos días en pruebas que está recabando a través de videos.

Recalcó que   después de que los  delincuentes huyeron, el  policía que iba herido  detonó su arma  contra  su hijo,  esto aseguró  también quedó grabado en unas cámaras de video vigilancia de  la casa de un vecino, a donde federales y militares entraron por la fuerza  para llevarse las pruebas, amenazándolos con que no denunciarán el allanamiento.

Insistió que su hijo Pedro aun viviría si hubiera llegado una ambulancia, pero  que tuvo que ser trasladado por sus propios familiares  al hospital Gustavo Baz,  inmueble que estaba custodiado por   personal de la procuraduría mexiquense y donde murió a consecuencia de la herida  que perforó su  hígado, intestinos y colón.

“Le hicieron la prueba de balística así como el examen toxicológico y salió negativo en los resultados porque  el uniformado  municipal de  nombre  Enrique Vargas Gutiérrez,  le disparó a un inocente que no le hacía daño a nadie y solo se dirigía rumbo a su casa, además se sabía que los verdaderos malhechores ya habían huido, hoy   quiero justicia,  aunque sé que con eso no voy a revivir a mi hijo a quien le arrebataron sus sueños”,  refirió triste y con las lágrimas en sus ojos Don Pedro.

El ingeniero relató que a Pedro, su hijo, lo procreó con una mujer fuera del matrimonio, del que nunca se desatendió y a  quien le puso su negocio, también dijo que convivía con sus cuatro hijas  y esposa,  mismas  que lo querían mucho y ahora también están sufriendo por su partida.

“Pueden comprobar por la vestimenta que tiene en su poder la Fiscalía de Homicidios, que Pedro regresaba del gimnasio a donde iba a ejercitarse diariamente,  estoy consternado, tengo mucho coraje y dolor, ya no veré a mi hijo y  es injusto que hayan dicho que mi  Pedro  era integrante de una banda dedicada a robar a cuentahabientes, solo porque el uniformado quería hacerse el héroe,  pero con esa mala acción  dañó a mi familia”, aseveró.

Refirió  que  el joven, quien vivía con su madre, María Guadalupe,  fue sepultado  el viernes en el panteón de “Los Rosales”, en Chimalhuacán, donde los acompañaron  profesores de su escuela,  compañeros de clases, vecinos y familiares, quienes también clamaron que se castigue al culpable  que injustamente lo acusó de ser un ladrón.

“Sé que este medio informativo también publicó la nota, por eso ahora me atreví a hablar para aclarar lo que pasó, sé que murió una mujer policía en cumplimiento de su deber, pero mi hijo no tenía la culpa de ese enfrentamiento, ¿por qué su compañero se ensañó con él para tener un culpable? solo disparándole, sin medir las consecuencias, por lo que lucharé para que se limpie  la mala imagen de Pedro”, insistió.

Mostrando los recibos de pago de los gastos funerarios, narró  que él se hizo cargos de todo el sepelio y desmintió que  el uniformado se haya hecho cargo de los gastos como lo dijo a algunos medios y personas.

Finalmente, indignado, subrayó  que junto con María, la madre de Pedro,  no descansarán hasta que el responsable reciba su castigo  por  la muerte de su hijo  a quien le disparó sin percatarse de que solo era un  muchacho trabajador, deportista y  que había concluido sus estudios profesionales, cuya desgracia fue  caminar rumbo a su hogar cuando se dio el tiroteo.