LA COLUMNA ROTA: Los XV años de Rubí y nuestra ceguera

| Miércoles, diciembre 7, 2016

columna-07de-diciembre-2016

Los XV años de Rubí y la ceguera.

 

Pienso que todos estamos ciegos. Somos ciegos que pueden ver, pero que no miran.

José Saramago, en Ensayo sobre la ceguera.

LA COLUMNA ROTA/ FRIDAGUERRERA

 

Hace unos días, por curiosidad vi un video que seguro todos hemos visto, la invitación a la fiesta de XV años de Rubí, en San Luis Potosí, la invitación por lógica era solo para sus conocidos, sin embargo, más de 1 millón de personas aseguraron que acudirían a dicha fiesta, memes de todos los tipos se han realizado, y sí, seguro la familia de Rubí jamás imagino que pasaría algo así.

La pregunta es ¿Por qué generan este tipo de cosas, por qué tanta fascinación?, ¿Por qué nos distraemos con este tipo de situaciones? Alguien se ha preguntado, ¿Cómo se siente la niña?, tal vez muchos de esos memes le resultan desagradables, bueno sería que alguien se tomara la molestia de preguntar por ella.

Nos hemos convertido en una sociedad deshumanizada, en zombis, en robots que esperamos a que alguien nos ponga algo para hacer burla y sarcasmo de ello, cuando tenemos miles de cosas que deberían de ser igual de viralizadas.

Me asusta saber que el respeto dejó de existir, y sí, como todo, gracias a las redes sociales, gracias a la tecnología; ojalá algún día el tema de los feminicidios se viralicé y lográramos llamar la atención de un millón de personas que estuvieran dispuestas a acudir a un lugar, solo para acompañar a alguna de las familias de las mujeres que han sido víctimas de este delito, eso sería realmente un logro, o que algunos de los textos que denuncian, investigan, el feminicidio tuviera las 152.736 visualizaciones, de solo uno de los múltiples videos que hay en la red, sobre la fiesta de Rubí.

José Saramago, en su novela Ensayo sobre la ceguera, describe perfectamente a la sociedad en la que nos hemos convertido; Saramago la definía como «la novela que plasmaba, criticaba y desenmascaraba a una sociedad podrida y desencajada». Es una novela psicológica, contada por un narrador omnisciente que especialmente se centra en el personaje principal, que es la mujer del médico.

El profundo egoísmo que marca a los distintos personajes en la lucha por la supervivencia se convierte en una parábola de la sociedad actual, trascendiendo así el significado de ceguera más allá de la propia enfermedad física.1

Y sí, lo que estamos haciendo como sociedad es dejar de ver, tener enfrente solo un manto lechoso, y ver sin ver, actuar sin pensar, ignorar sin detenernos, los asesinatos, feminicidios ya no nos sorprenden, solo vemos lo que queremos, hacemos añicos a una mujer que alguien evidencia en redes, nos burlamos de las niñas que se toman una foto llamándolas #PutiPobres.

Dejamos ya de sentir, de sorprendernos, de asombrarnos, de indignarnos, y entonces nos justificamos como sociedad, “no todo debe ser tragedia”, “por qué eres tan pesimista”, por qué todo lo ves mal”, “por qué en todo ves violencia hacia las mujeres”, “no puedes hablar de otra cosa”.

Y no, no se puede dejar de hablar de lo que a diario sigue pasando, no solo el 25 de noviembre o el 8 de marzo debemos exigir castigo por los feminicidios, las redes no están hechas solo para burlarnos, ni para hacer escarnio de nadie.

A diario sin que nadie le pague o reciba gratificación alguna María, busca feminicidios en el país, ha hecho un mapa de la terrible pandemia que estamos viviendo, del terror dentro del terror que padecemos en un país cada vez más alejado, en un país cada vez más lleno de muerte, de ríos de sangre, de cuerpos enterrados a lo largo de nuestro territorio 2

Y lo único que hacemos es esperar el hashtag más gracioso para viralizarlo, si, no dudo que muchos de estos hashtags han sido para denunciar la corrupción que impera en México y sus gobernantes, pero hasta ahí, no hay más.

El día de hoy leía una nota que me pareció terrorífica, niño de 5 años es abusado sexualmente por niño de 9, en el baño de la escuela 3 y me cuestione, ¿Qué estamos haciendo, qué estamos dejando a nuestros niños, jóvenes, dónde se quedaron los valores, dónde perdimos la brújula?.

Si es muy padre reírnos de los demás, resaltar notas que están totalmente fuera de las prioridades que como sociedad mexicana deberíamos de tener.

Pero bueno, en un país donde su presidente tiene millones de pesos “gracias” a la pobreza de su pueblo, y que sigue ahí, imposible sería, pedir a usted se conduela con los 1396 feminicidios en lo que va de este año.

Sigamos entonces distrayéndonos en cosas que nos divierten, sigamos ciegos y solo veamos lo que alguien señala y lo hagamos viral; sigamos entonces esperando a que una varita mágica detenga tanta barbarie e impunidad.

Esto es México y aquí ya dejamos de ver… ¡¡¡Carajo!!!

Diciembre 2016