LA COLUMNA ROTA: Diana Lizeth, un feminicidio en espera de justicia; tenía 11 años y su novio 13

| Viernes, febrero 24, 2017

 

“Hay criminales que proclaman tan campantes ‘la maté porque era mía’, así no más, como si fuera cosa de sentido común y justo de toda justicia y derecho de propiedad privada, que hace al hombre dueño de la mujer. Pero ninguno, ninguno, ni el más macho de los supermachos tiene la valentía de confesar “la maté por miedo”, porque al fin y al cabo el miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo”.

Eduardo Galeano.

 

 

 

Diana Lizeth Ramírez Estrada, soñaba con ser maestra nació el 10 de septiembre de 2004; quería enseñar a los niños a que un mundo mejor podía construirse, aún con todas sus malas notas, Diana, sería maestra. Sin embargo, Diana Lizeth fue asesinada el 21 de abril de 2016, Javier Olaguer, su novio le asesto  32 puñaladas,  10 de ellas fueron mortales, todo esto sucedió en Monclova, Coahuila,   Olaguer la asesinó por “celos”, porque Diana después de platicar con su mamá se dio cuenta que no tenía edad para tener novio, Diana, ya no quería estar con él; Diana Lizeth tenía once años era una niña que gustaba de la música, esperaba a su mamá sentada en una piedra fuera de su casa, para entonces platicar con ella, saber cómo le iba en el trabajo y contarle que el “Demonio”, Javier Olaguer no dejaba de insistir en verla, fueron la falta de tolerancia a recibir un NO, como respuesta  lo que empujó  a Javier a asesinarla, él tenía 13 años, ella 11.

En noviembre de 2016 ante un medio local Javier declaró;  “Mientras yo tomaba agua, ella me amenazó con un cuchillo; me quiso poner uno, pero está bien mensa, estaba bien mensa, lo estiré y se cayó, se pegó en la nuca y me subí arriba de ella. No sé cómo salió el otro cuchillo, pero ya traía dos, y le di en el cuello, bien feo, como 30 cuchillazos. Me acuerdo que había chorros de sangre, había en el piso como un litro, se había desangrado toda, de volada. Cuando vi toda la sangre corrí, pero vi mi pantalón lleno de sangre, me quité la sangre como pude, me fui a mi casa, enterré la ropa, porque sabía que si me veían iban a decir por qué traía eso.

“Yo quería agua, pero ella me dijo que me fuera con Naomi, y eso me enojó. Ella se encelaba. Como dos horas antes yo me había metido dos tabletas de Clonazepam (pastas), inhalado resistol. Me había tomado tragos de alcohol (caguamas), y un churrote (marihuana) que conseguía con mis camaradas.1

Javier no fue condenado porque no contaba con los 14 años cuando asesinó a Diana, en cambio a solicitud de la madre del menor ante el temor del enojo de los vecinos de La Col. Guerrero en Monclova, fue recluido en el Centro Estatal De Salud Mental (CEMESE), por diez meses, hace un par de semanas salió libre, El pasado 15 de febrero, Javier Olaguer, alias “El Demonio”, fue declarado culpable por  homicidio simple doloso, cometido en agravio de Dianita en audiencia de Juicio Oral, sin embargo fue hasta el lunes 20 de febrero que se efectuó la audiencia de individualización de la pena, donde se determinó la sanción correspondiente por la comisión de dicho delito.

El pasado lunes 20 de febrero de 2017, Javier “El Demonio” el asesino de Diana fue “Condenado”; A estar en su casa sin salir, sólo podrá acudir al Centro de Rehabilitación y a la escuela, su mamá es la única que lo va a vigilar. La voz de Blanca se escucha apagada, la tristeza a pesar de la línea telefónica se siente más que castigo parecen beneficios, los especialistas señalaron que Javier tiene un estado muy alto de violencia, Blanca no comprende cómo con esos antecedentes, las autoridades decidan dejarlo libre, porque ella asegura no será vigilado por su madre. Blanca espera la Justicia Divina, porque en México no la hay.

 

Carta de la Blanca Estrada, mamá de Diana

Diana Lizeth Ramírez Estrada

 

Diana era una niña muy alegre le gustaba mucho la música, le gustaba bailar hacerse peinados y verse linda, le gustaba mucho pasar más tiempo con su única hermana 7 años mayor que ella, jugar con sus sobrinitos era su pasión pues los amaba mucho lo eran todo para ella.

Era una niña muy inteligente no llevaba excelentes calificaciones por su pereza, no era una niña genio, ni la mejor de las alumnas, pero si era una buena hija, una buena hermana, y una niña llena de sueños e ilusiones era una niña sana, sin ningún tipo de vicio por lo menos intentó portarse lo mejor posible en los últimos meses y así fue.

Su asesinato dejo un gran vacío en mi corazón en mi alma y en mi familia. Dio un giro de 180 grados en mi vida yo nunca me pude imaginar que esta horrible experiencia pudiera pasarme a mí, El  gran defecto que tenía era confiar en las demás personas sin conocerlas y mi más grande ERROR no poder estar 100% al pendiente de ella yo tuve que trabajar pues prácticamente solo fuimos ellas y yo, su papa nunca se hizo responsable de ellas,  ni cuando estaban chiquitas menos de grandes yo siempre tuve que sacarlas adelante yo sola para poder darles una vida digna y honrada y así lo hice saque una vivienda por Infonavit para ya no andar de casa en casa y vivir sin otra preocupación más que trabajar y subsistir.

 

He logrado sobrevivir gracias primeramente a Dios, nuestro señor porque sé con exactitud que fue el quien me mando a un maravilloso hombre sé que fue el quien cruzó nuestros caminos para que fuera uno solo y fue el ( mi pareja) quien me llevo a conocerlo, él ha sido una gran pareja me ha ayudado a salir de la depresión más obscura y terrible que pude haber caído, DIOS, es tan misericordioso que nunca me ha olvidado y nunca me soltara de su mano confió en el plenamente y en su JUSTICIA DIVINA, todo en esta vida se paga de una u  otra forma y el asesinato de mi niña no quedara impune; es lo único certero que tengo en esta vida.

Las leyes no entienden el dolor; el dolor de una madre no entiende a las leyes.

Fuente: 1 http://www.vanguardia.com.mx/articulo/mato-su-novia-de-11-anos-habla-el-demonio-de-monclova