fbpx

VIDEO. Le robaron su taxi y le amputaron ambas piernas; hoy Juan sigue adelante con dignidad

POR: / 16 de noviembre de 2020

FacebookTwitterWhatsAppShare

Hace siete años a Don Juan lo golpearon y le robaron su taxi; sin embargo las lesiones que sufrió en sus pies a consecuencia de la diabetes que padecía se gangrenaron y tuvieron que amputarle las piernas y eso no le impidió seguir adelante y se convirtió en un ejemplo de vida porque sentado en una silla de ruedas vende dulces para subsistir en la colonia San Agustín Tercera Sección, en el municipio de Ecatepec.

Don Juan Bosco Díaz dio a conocer la tragedia que vivo hace siete años  luego de que tres delincuentes -que se hicieron pasar por pasajeros- lo golpearon y lo despojaron de su taxi tipo Corsa y recalcó que además tras arrojarlo en la colonia Olímpica tuvo que rodar para evitar lo atropellaran.

 

El hombre de 59 años, que llevaba más de 15 años de taxista recordó que tras las heridas que sufrió en sus pies  debido a la diabetes que padece complicó su estado de salud a causa de que  se le formarán ámpulas que se convirtieron en  llagas.

Lo que provocó dijo, con el transcurso de los meses se gangrenaron y, primero para evitar se expandiera, le amputaran los dedos de ambas piernas.

Sin embargo, dijo, la gangrena siguió y dos meses después tuvieron que cortarle ambas piernas.

Recordó que su madre que ya falleció se lo llevó a su casa para atenderlo, esto precisó tras ser abandonado por su mujer con la que procreó cuatro hijos que ya están casados y que tampoco lo ayudan.

Señaló que durante más de un año entró en depresión al saber que un médico le dijo que se podía desarticular.

«Pensé si  así que me cortaron mis piernas hasta arriba de las rodillas  ya no voy a servir,  desarticulado es decir que me las corten por completo  menos voy a servir» comentó.

Sin embargo, durante otro tratamiento médico logró que las heridas cerraran en su totalidad.

Refirió que uno de sus hermanos fue el que le compró los dulces y lo motivó para venderlos frente a la base de taxis ubicada en la colonia San Agustín Tercera, donde trabajo como taxista más de 15 años.

Así, reiteró, que desde hace 5 años y medio sentado en la silla de ruedas que -recalcó- le donaron, vende dulces y cigarros para generar ingresos y poder subsistir.

Aseguró que la enfermedad continuó provocándole problemas y derivado de eso dijo también sus ojos se cubrieron de cataratas lo que ocasionó quedará ciego.

«Aunque ya no veía yo continúe vendiendo dulces, pero hace tres años tuve que vender mi casa que tenía en Ciudad Cuauhtémoc para solventar los gastos médicos y de las operaciones con las que logre  recuperar mi vista», señaló.

Don Juan, quien vive actualmente en casa de sus padres donde una hermana lo atiende, indicó que con la esperanza de recibir un apoyo económico por parte del gobierno se registró a un programa de discapacitados, sin embargo hasta la fecha no ha recibido respuesta.

El hombre que es apreciado en la comunidad donde vecinos y taxistas lo ayudan se convirtió en un ejemplo de vida a seguir tras sufrir varios problemas de salud que ha superado y que no le impidieron salir adelante y vender dulces sentado en una silla de ruedas.

FacebookTwitterWhatsAppShare
Si quieres recibir gratis las noticias del estado de México en tu celular, solo tienes que mandarnos un mensaje de whatssapp con el nombre de tu municipio a nuestro telefono (55) 4404-1699