Anuncio no disponible

Funcionarios del Edomex se llevan $460 millones a través de fideicomiso

enero 8, 2015

FacebookTwitterWhatsAppShare
Funcionarios de alto nivel de 10 municipios del estado de México reciben recursos adicionales a su salario a través del Fideicomiso por la Educación.

Funcionarios de alto nivel de 10 municipios del estado de México reciben recursos adicionales a su salario a través del Fideicomiso por la Educación.

Anuncio no disponible

ATIZAPÁN DE ZARAGOZA, Méx.- 08 DE ENERO DE 2014.- Funcionarios de alto nivel de 10 municipios del estado de México reciben recursos adicionales a su salario a través del Fideicomiso por la Educación, lo que representa un esquema de defraudación fiscal millonario y gran negocio para la empresa que los “asesora” al respecto, que recibe 14% de las aportaciones al mismo.

En el 2013 y 2014 los 10 municipios que cuentan con el fideicomiso aportaron más de 460 millones de pesos y la empresa “asesora”, Millonaire S. A. de C. V., recibió más de 64 millones de pesos como pago por sus servicios.

Ecatepec, Tlalnepantla, Atizapán de Zaragoza, Coacalco, Tecámac y Huehuetoca son algunos de los municipios del estado de México que tienen dicho Fideicomiso por la Educación, según información solicitada vía transparencia.

Los servidores públicos reciben recursos del fideicomiso de manera “limpia”, pues no pagan el Impuesto Sobre la Renta (ISR), ya que tales aportaciones no son consideradas como parte de sus ingresos.

En enero del 2013 el cabildo de Atizapán de Zaragoza acordó la creación del “Fideicomiso por la Educación”, que también funcionó en la administración anterior (2009-2012).

El gobierno de Atizapán aporta mensualmente para dicho fideicomiso seis millones 273 mil pesos, a repartirse entre 360 servidores públicos que ganan más de 15 mil pesos mensuales; la empresa “asesora” gana más de un millón de pesos mensuales, según copia de las polizas de cheques de junio del 2014.

El alcalde de Atizapán, Pedro Rodríguez Villegas, del PAN, percibe salario mensual de 60 mil pesos, más 30 mil pesos del citado fideicomiso, según declaró públicamente el tesorero Leopoldo Aguilar Corona.

En la actualidad son 14 los Fideicomisos por la Educación existentes en los 10 municipios citados, pues Tecámac tiene para el ayuntamiento, Odapas y el DIF municipal; Huehuetoca para el ayuntamiento y DIF municipal, y Atizapán el ayuntamiento y Sapasa.

El fideicomiso de Coacalco no ha operado, a pesar de que se firmó el contrato correspondiente, y el del DIF Huehuetoca ya se extinguió. En Tejupilco funcionó solamente los meses de julio, agosto y septiembre del 2013.

En el resto de municipios los fideicomisos operan de manera normal.

En los casos de Tlalnepantla y Coacalco los fideicomisos  están en Banca Afirme y en el resto en Actinver Casa de Bolsa. En todos los casos son operados por la empresa Millonaire S. A. de C. V.

La empresa Millonaire S. A. de C. V. recibe como pago 14% de las aportaciones que hacen los ayuntamientos a los fideicomisos, lo que representa negocio millonario. Tan sólo Atizapán le paga más de un millón de pesos mensuales.

Los gobiernos municipales argumentan que los fideicomisos son un instrumento legal para financiar la educación de los descendientes de los servidores públicos municipales beneficiados y no forma parte de los ingresos de los mismos.

Los beneficiarios no pagan el ISR por los recursos del fideicomiso, además de que en ocasiones a través del mismo son enviados bonos, primas y otros beneficios económicos a algunos servidores públicos, sin que paguen los impuestos correspondientes.

En la mayoría de los casos los fideicomisos son solamente para servidores públicos de primer nivel, salvo Atizapán, que incluye a 360 servidores públicos que ganan más de 15 mil pesos mensuales.

El artículo 90, párrafo cuarto, de la Ley del ISR, establece: “No se consideran ingresos obtenidos por los contribuyentes, los rendimientos de bienes entregados en fideicomiso, en tanto dichos rendimientos únicamente se destinen a fines científicos, políticos o religiosos o a los establecimientos de enseñanza y a las instituciones de asistencia o de beneficencia, señalados en la fracción III del artículo 151 de esta Ley, o a financiar la educación hasta nivel licenciatura de sus descendientes en línea recta, siempre que los estudios cuenten con reconocimiento de validez oficial”.

Sin embargo, el propio Sistema de Administración Tributaria (SAT) considera el esquema como una práctica fiscal indebida, según su criterio no vinculativo 11/ISR: Rendimientos de bienes entregados en fideicomiso, que únicamente se destinen a financiar la educación, del Anexo 3 de la Resolución Miscelánea Fiscal para 2014.

“En este sentido, el supuesto previsto en el cuarto párrafo del artículo 90 de la Ley del ISR, requiere de una persona física que tenga la calidad de fideicomitente –esto es, que haya transmitido la propiedad de bienes, dinero o ambos a la fiduciaria para ser destinado al fin referido en el párrafo citado, encomendando la realización de dicho fin a la fiduciaria– y que sea ascendiente en línea recta de la persona física que cursará la educación financiada”, menciona.

Agrega: “Por tanto, se considera que realiza una práctica fiscal indebida:

I.      La persona física que no considere como ingresos por los que está obligada al pago del ISR, los rendimientos de bienes entregados enfideicomiso, que se destinen a financiar la educación de sus descendientes en línea recta, cuando la propiedad de dichos bienes haya sido transmitida a la fiduciaria por una persona moral.

II.     Quien asesore, aconseje, preste servicios o participe en la realización o la implementación de la práctica anterior”.

En este sentido, los municipios mexiquenses envían los recursos a dispersar a la fiduciaria y el importe de los honorarios a la empresa asesora, en movimientos separados.

Cada municipio envía importe y nombres de los beneficiarios a la empresa asesora, que a su vez instruye a la Fiduciaria para dispersar los recursos fideicomitivos, que llegan a las cuentas de los beneficiarios/fideicomisarios.

El municipio (persona moral) transfiere recursos al fideicomiso para que se entreguen íntegramente a los servidores públicos (fideicomisario), por lo que no son rendimientos de bienes entregados en fideicomiso ni bienes entregados por el propio funcionario.

El alcalde de Atizapán, Pedro Rodríguez Villegas, dijo que el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (Osfem) les pidió que a partir de enero del 2015 dejen de operar el multicitado Fideicomiso por la Educación.

(Visited 3,467 times, 1 visits today)
FacebookTwitterWhatsAppShare
Si quieres recibir gratis las noticias del estado de México en tu celular, solo tienes que mandarnos un mensaje de whatssapp con el nombre de tu municipio a nuestro telefono (55) 44041699
Anuncio no disponible
Notas relacionadas
No hay entradas relacionadas