Georgina y Juan llevan años convirtiendo desechos orgánicos en composta en Atizapán

POR: / 9 de agosto de 2017

FacebookTwitterWhatsAppShare

ATIZAPÁN, Méx.- 9 DE AGOSTO DE 2017.-  La basura orgánica es transformada en composta en este municipio, en cuyo relleno sanitario dos personas laboran diariamente para limpiar los desechos y darles el tratamiento para convertirlos en abono, lo que puede tardar hasta cinco meses.

Desde julio pasado, en la Ciudad de México es obligatorio separar la basura. En el estado de México lo es desde hace varios años, pero no ocurre en la realidad y los desechos terminan en los rellenos sanitarios y tiraderos a cielo abierto. Sólo en algunos casos los residuos orgánicos son utilizados para elaborar composta, como en Atizapán.

“Los tubos que ven  es para que respire y no se queme, si se quema se hace ceniza y se pierde la vitamina”, dice Juan Cruz Galindo, que desde hace 14 años elabora composta con desechos orgánicos que llegan al relleno sanitario de Puerto de Chivos, en Atizapán.

Cruz Galindo y Georgina Nava Bermeo son los encargados de la planta de composta de dicho relleno sanitario, operado por el gobierno municipal. Entre los dos dan tratamiento a 75% de los residuos orgánicos que llegan al basurero, el resto se pierde porque están contaminados y es difícil separarlos.

“Todo es materia orgánica, va con cortina de pasto, le echamos también triturado, estiércol”, relata el hombre.

Añade: “Abajo va una capa de pasto, luego un poco de triturado y desechos de rama, lo más chiquito que se pueda. Luego encima le echamos la materia orgánica, que es lo que se degrada más fácil, todo lo de comida. Encima de la capa de comida le echamos el estiércol para que le ayude a degradarlo, el estiércol ayuda a degradar la materia orgánica, nos lo traen de las caballerizas”.

En la mezcla, que organizan en forma rectangular, con aproximadamente un metro de altura, van los tubos para que “respire” la composta y no se “queme” la vitamina.

Los dos trabajadores aseguran que en tiempo de lluvia y calor se degradan más rápidamente los desperdicios orgánicos y en unos tres meses está listo el abono. Pero en tiempo de secas tarda hasta cinco meses.

“Está enterrado 30, 35 días, luego se le sigue dando vuelta para que se siga degradando con el calor y el agua, según las vueltas que se le dé y según el agua, más o menos son otros 60 días. Según se le dé vuelta y le caiga agua. En tiempo de agua se degrada más fácil, con los calores y el agua. Pero cuando es tiempo de secas nos viene durando hasta cinco meses para que se degrade bien”, explica.

Expresa que hasta 90% de los residuos orgánicos podrían ser convertidos en composta si en los domicilios separaran la basura, ya que llegarían más limpios al relleno sanitario.

Ricardo Ismael Hernández Chávez, director de Servicios Públicos de Atizapán, menciona que en el municipio se generan diariamente entre 400 y 500 toneladas de basura, la cual es depositada en el relleno sanitario de Puerto de Chivos.

Agrega que con los residuos orgánicos sólo producen entre 10 y 15 metros cúbicos anuales de composta.

“La composta es un abono para las áreas verdes, el pasto, las plantas. Inclusive nosotros regalamos composta en las escuelas, en bolsas, una composta más refinada con el objetivo de nutrir a la tierra”, detalla.

 

 

FacebookTwitterWhatsAppShare
Si quieres recibir gratis las noticias del estado de México en tu celular, solo tienes que mandarnos un mensaje de whatssapp con el nombre de tu municipio a nuestro telefono (55) 4404-1699