Rosario y su madre ayudaron a personas a escapar de la explosión en Tultepec

| Jueves, diciembre 22, 2016
Las mujeres pidieron ayuda a la población en general.

Las mujeres pidieron ayuda a la población en general.

TULTEPEC, Méx.- 22 DE DICIEMBRE DE 2016.- “Cuando ocurre algo así dices ‘córrele’, porque ya no es suficiente un extinguidor”, mencionó Rosario Araujo, locataria del tianguis pirotécnico de San Pablito, quien ayudó en el rescate de personas durante el incendio del lugar.

Rosario Araujo y su madre, Camila Cruz, eran propietarias del local 242 y ambas ofrecían sus productos cuando inició el estallido del mercado pirotécnico.

Las dos mujeres rompieron parte de la malla que rodea el terreno donde se ubica el tianguis y por ahí ayudaron a salir a personas que escapaban de las llamas y los proyectiles.

Rosario afirma que gracias a la pirotecnia muchos de los actuales artesanos y vendedores del tianguis son profesionistas, quienes forjaron sus carreras con el oficio de sus padres.

“Yo de aquí estudié, tengo una carrera gracias a esto. Vamos a continuar, esto no nos va a detener. Nosotros trabajamos, acá hay muchos doctores, ingenieros, licenciados que tienen puesto y que lo han logrado gracias a la pirotecnia.”, explicó.

Añade: “Tengo 33 años y vi desde chiquita cómo se batalló. Te puedo asegurar que se batalló, se luchó contra el gobierno, que nos diera permiso, que nos ayudara. Se luchó muchísimo. Muchos de mi generación cargábamos nuestros cohetitos, de aquí para allá andábamos, porque primero estábamos allá, después nos cambiaron a otro terreno, hasta que por fin aquí”.

Camila Cruz pide ayuda a las autoridades federales, estatales y municipales, ya que sólo así los artesanos y vendedores de pirotecnia de Tultepec podrán reiniciar su actividad.

“Es nuestro trabajo, de ahí comemos porque vamos al día. Me quedé sin dinero, salí sin un peso y así muchos, no nada más yo. Y vamos al día, ahorita necesitamos mucha ayuda, por favor. Pedimos que nos ayuden, que no nos dejen solos porque era un trabajo honrado”, insiste.

Reitera: “Las medidas (de seguridad) sí las tenemos, la capacitación sí la tenemos, tanto la tenemos que estuvimos apoyando y a sacar a los heridos y nada más les decíamos a las autoridades, aquí, allá y todo. Pero cuando ocurre algo así dices córrele, porque ya no es suficiente un extinguidor”.