Anuncio no disponible

Lulú es madre y bolera en Toluca, pero para ella no habrá festejos del 10 de mayo

mayo 10, 2017

FacebookTwitterWhatsAppShare

Anuncio no disponible

TOLUCA, Méx.- 10 DE MAYO DE 2017.- Para María de Lourdes no hay flores ni regalos, mucho menos festejo, el 10 de mayo es un día cualquiera, debe atender a sus clientes para ganarse la vida en un trabajo poco común para las mujeres, es aseadora de calzado desde hace una década.

Al igual que su esposo y suegro, “Lulú”, como todos la conocen, tiene que darle grasa a los zapatos, es la única dama bolera instalada en los Portales de Toluca, hace 24 meses obtuvo un espacio después de andar por las calles ofreciendo su oficio por más de 8 años con su cajoncito.

Relató en confianza que tiene que pagar más de 450 pesos semanales para ocupar una silla, su empleo le permite darle estudio a sus cuatro hijos, Mari José, Carol, Horacio y Giovani de 18,15, 12 y 7 años de edad respectivamente, “no tuve estudios pero quiero que ellos tengan oportunidad”, dijo.

La mujer vive en una vivienda en Cieneguilla de Guadalupe, en Almoloya de Juárez, de donde el traslado a la capital mexiquense le lleva una hora y otra para su regreso, más las once de jornada laboral; antes de salir de su casa a las seis de la mañana deja todo listos para sus pequeños.

Lo que le queda de día lo ocupa para hablar sobre cómo les fue en el día, a sus dos jovencitas cursan la prepa y sus hombrecitos que van en secundaria, a quienes de lunes a sábado tiene que dejar solo para obtener dinero, y el domingo sí deja la pintura, brocha y trapos para dedicárselo por completo a ellos.

“Gracias a Dios sale un poco para los estudios de mis hijos, comida, ropa, un poquito para todo, yo sigo trabajando para que ellos no sufran lo que yo no tuve, quiero que estudien y sean alguien en la vida”, indica mientras llega un cliente a preguntar cuánto cobra por la boleada.

En los arcos de Toluca cientos de familias pasean, regalos, flores y globos se observan en el centro de la ciudad, sin embargo, para la mujer de 39 años de edad, no hay días festivos ni mucho menos Día de la Madre, “Tenemos que trabajar, si no pues no tenemos para la comida”, indicó.

“No hay festejo para nosotros, al rato que llegue con mis hijos a lo mejor hay algo pequeño, pero me conformó con que pueda abrazarlos y estar con ellos, doy gracias por tener un trabajo, si llega algo que bueno sino no pasa nada, mencionó la mujer al tiempo que su mirada evidencia nostalgia.

Lulú no tiene un salario fijo pero sí las ganas de aportar dinero a su familia para que sus descendientes puedan tener las oportunidades que la pobreza le negaron, aun cuando los clientes que llegan por primera vez y se sorprenden al ver a una mujer que dice ser agradecida con haber aprendido esa actividad.

Siempre es bueno tener un trabajo, no tenemos por qué avergonzarnos, es honrado y sobre todo ayuda a mi familia a salir adelante, voy a seguir hasta que tenga fuerzas y que mis hijos puedan concluir una carrera; como madre doy todo por ellos, son mi tesoro, finalizó Lulú.

 

 

(Visited 1 times, 1 visits today)
FacebookTwitterWhatsAppShare
Si quieres recibir gratis las noticias del estado de México en tu celular, solo tienes que mandarnos un mensaje de whatssapp con el nombre de tu municipio a nuestro telefono (55) 44041699
Anuncio no disponible
Notas relacionadas
No hay entradas relacionadas