Anuncio no disponible

Don José a sus 80 años recorre las calles vendiendo dulces pese a estar enfermo

febrero 26, 2017

FacebookTwitterWhatsAppShare

Anuncio no disponible

ECATEPEC, Méx.- 25 DE FEBRERO DE 2017.-Enfermo  con una abertura en su estómago, con los pies hinchados   debido a la retención de líquidos por problemas renales José Félix de 80 años de edad, recorre las calles   vendiendo dulces y chicles que   carga  dentro  de  una caja de cartón.

Don José Félix Miranda Domínguez, nativo de Villas del Carbón con residencia en la colonia  Lomas de Atzolco, desde hace  más un año, después de que su esposa falleció, al quedar viudo,  decidió no quedarse encerrado en su hogar y al ver que sus hijos no lo ayudan, se dedicó a ganarse la vida  vendiendo  dulces, chicles y paletas.

Con un bastón  que utiliza para caminar debido a la dolencia que tiene en el pie izquierdo,  colgando una bolsa de diálisis,  en la parte derecha del estómago, Don José,  sale de la calle Lázaro Cárdenas donde tiene su humilde vivienda y camina más de 16 calles para llegar a la Avenida Morelos y comenzar su vendimia.

El hombre, que dijo sentirse ya cansado, recordó que fue chofer en los autobuses  de la línea de transportes  foráneos ADO, quien era conocido con el apodo de “El chispiro” de donde se pensionó.

 “Ganaba bien y decidí casarme con una mujer que tenía cinco hijos y después  procreamos uno propio,  les di estudios y ahora después de que murió mi mujer ni se acuerdan de mí”, comento  don Félix

 Explico que hace ocho años fue operado de la próstata y cuatro años después  le tuvieron que realizar una cirugía en el  vientre, para colocarle  la diálisis y pudiera  hacer sus necesidades fisiológicas que  se acumulan en la bolsa de plástico.

 “Ahora tengo otro tumor, pero los doctores dicen que  no pueden realizar la cirugía, porque tengo la otra abertura  y es peligro, pero yo no me doy por vencido por eso no me quedo en mi casa y salgo a vender mis dulcitos, para ayudarme en mis gastos y poder sobrevivir”, aseveró el adulto mayor.

Don José relató que hace un año estuvo a punto de morir  debido a que  le quiso dar un infarto, y que fue gracias a una familia a quienes ahora les presto un cuarto para que vivan y estén pendientes de él , hoy está vivo  porque insistió  le salvaron la vida.

Mostrando los dulces que vende diariamente, Don José  platicó, “tengo que vender a  veces no es buena la venta, pero necesito sacar para comprar mis diálisis, que cuestan 135 pesos cada una,  ya que las tengo que cambiar por lo menos cuatro veces al día  y en el seguro solo me proporcionan dos, al mes, me siento cansado,  el corazón me está creciendo,  y tengo problemas con el azúcar, pero no debo rendirme,  aquí seguiré sacando para mis gastos, aunque tengo una pensión que recibo es muy poca y no me alcanza.

Serio y con la voz cortante precisó, que extraña a su esposa  quien dijo se llamaba Belén,   la mujer que amo y que  siempre veía por él,  con quien vivía en su casa donde solo tiene fincado dos cuartos de loza, y unos de lámina donde viven  ahora quienes están al pendiente de su salud.

“Aunque trabajo más de ocho horas vendiendo mis dulces,  cerca de los puestos de comida de las calles aledañas a palacio municipal, me siento en la banqueta un rato para descansar y hay algunas personas que hasta me invitan el taco y  yo les agradezco siempre me apoyen” reitero.

Parado con su cajita de dulces, mostrando  la parte donde se coloca la diálisis y su bastón, Don José, a quien muchos  conocen como el chiclero,  porque además de dulces  también vende gomas de mascar,  refirió que el gobierno lo ayuda con una despensa,  pero que su estado de salud  es cada día peor.

Triste  repitió “hoy los que  considere eran mis hijos,  ni si quiera me van a dar una vuelta, ni  se preocupan si estoy enfermo para que me ayuden, solo puedo decir que se olvidaron  de mí, porque aunque cinco no eran míos solo de mi mujer yo los crié y el único que tuve con ella,  también se olvidó que tiene padre y eso me duele, por eso ahora tengo que salir adelante solo”.

 Finalmente  el Don José quien saca fuerzas para seguir  su labor comercial,   insistió  que no le queda más, que subsistir, y lo hace  trabajando  aun con su enfermedad, que aunque presiente  ya se le desarrollo un cáncer, continuará   su   vendimia, hasta que dios se lo permita y a quien le pide diariamente le regrese su salud.

 

(Visited 1,734 times, 1 visits today)
FacebookTwitterWhatsAppShare
Si quieres recibir gratis las noticias del estado de México en tu celular, solo tienes que mandarnos un mensaje de whatssapp con el nombre de tu municipio a nuestro telefono (55) 44041699
Anuncio no disponible
Notas relacionadas
No hay entradas relacionadas