Doña Sarita pasará año nuevo sola y enferma en su humilde casa; vecinos piden ayudarla

| Sábado, diciembre 31, 2016
La mujer vive entre basura y sus perros.

La mujer vive entre basura y sus perros.

ECATEPEC, Méx.-31 DE DICIEMBRE DE  2016.- En delicado estado de salud y en condiciones insalubres al interior de un cuarto construido con lámina y cartón, vive Sarita, una mujer de más de 80 años de edad que  solo está acompañada de perros, a quien ahora los vecinos ayudan y la visitan para alimentarla debido a que se encuentra postrada en una cama dentro su vivienda  ubicada en la Unidad Habitacional CROC.

Ante esta situación los colonos piden ayuda a las autoridades para que apoyen a Sarita Tovar Ruíz, a quien dijeron conocen desde hace más de  26 años, como la mujer solitaria que desconocen si tuvo hijos y esposo, y quien aseguraron trabajaba realizando limpias y leyendo cartas para sobrevivir.

Amelia es una vecina que se encontraba en el lugar alimentando a Sarita, quien desde hace 15 días se encuentra acostada  en su cama sin poder levantarse por las complicaciones de salud que presenta al interior de su casa en calle Canal  Nacional, quien no tiene a alguien que vea por ella,  visita  y le lleve comida.

Sarita, la mujer  delgada de ojos azules,  al preguntarle algunas cosas sobre su vida personal, no recordó si tuvo hijos, ni la edad que tiene, solo  que  vive en ese cuarto por donde se filtra el frio al estar construido de lámina y que tiene agujeros tapados con cartón desde que hace más de ocho años, cuando su vivienda se vio afectada por  la inundaciones al desbordarse el Río de los Remedios.

Amelia comentó que desde hace muchos años la conoce y que únicamente la ha visto acompañada de  más de 12 perros, a los cuales tenía que mantener y por eso trabajaba leyendo las cartas así como haciendo trabajos de limpias con hierbas.

Ahora dijo son los vecinos quienes se encargan de  estar al pendiente de ella,  quien cada día pierde más la memoria, se escucha cansada al hablar y sin poder levantarse del pupitre donde los colonos pusieron una esponja  y quitaron los colchones que presentaban ya mucha humedad.

Mientras Amelia comentó que cuando fueron a visitarla,  tuvieron que sacar unos canes muertos que estaban dentro del cuarto donde colocaron un foco debido a la obscuridad en que estaba, y como  no puede pararse a realizar sus necesidades fisiológicas,  algunas personas le han comprado pañales y van a cambiarla por las tardes o noches.

Amelia indicó que a pesar de que es una persona  de la tercera edad, no es beneficiaria de ningún programa social de los que dan los gobiernos municipal, estatal o federal, y que aunque se sabe  que algunos parientes lejanos viven en la misma colonia, no la visitan y no se han interesado por su estado de salud.

Dentro de su cuarto, donde se desprende un pestilente olor a consecuencia de que sus mascotas duermen con ella y quienes la cuidan, se puede observar una tele y una estufa viejas e inservibles, además  de la insalubridad en la que ha vivido desde que comenzó a enfermarse.

Sarita, dijeron las vecinas, ahora se encuentra  enferma y en total abandono y dijeron no saber si tuvo hijos que vieran por ella, ya que desde que llegaron a vivir a esa comunidad siempre la vieron sola y sin familia a su alrededor.

Insistieron que aunque reportaron la situación a elementos policiacos, no se la quisieron llevar porque en Ecatepec no se cuenta con un albergue donde puedan  hacerse cargo de ella.

Fue por eso, dijo Amelia, que en días pasados, al enterarse que estaba muy enferma, llevaron un doctor para que la revisara, y que  ahora los colonos se han solidarizado para ir a verla y llevarle alimentos, y aunque es triste la situación por la que atraviesa Sarita,  aseguraron que seguirán al pendiente de ella.

Finalmente los pobladores hacen un llamado al alcalde Indalecio Ríos Velázquez, así como a su esposa, la presidenta del DIF, para que  apoyen a esta mujer que necesita ayuda y financien la reconstrucción de su  humilde vivienda, ya que temen que se pueda venir abajo en cualquier momento.