DRAMA: Ángel fue torturado por policías y acabaron con su carrera

julio 8, 2018

FacebookTwitterWhatsAppShare

ECATEPEC. Méx.- Un ex subdirector de la policía de La Paz, hoy busca limpiar su nombre tras 19 años de carrera que se terminaron luego de que agentes ministeriales lo detuvieron ilegalmente, lo torturaron y le fabricaron un delito que lo mantuvo preso  año y medio,  y ahora exige  la reparación de los daños para que los elementos de la Fiscalía que son protegidos por la propia institución, reciban el castigo que merecen y se le haga justicia.

Ángel Sergio Noriega Arreola, ex policía estatal que fue comisionado como subdirector de La Paz, dio a conocer en entrevista realizada en Ecatepec, que el 3 de marzo del año 2014, cambió rotundamente su vida a consecuencia de la detención que hicieron el grupo táctico de  la Fiscalía Mexiquense, donde participaron los ministeriales Cuauhtémoc Carlos Estrada Ibarra, Jorge Zepeda Velázquez y Marcos Israel Albarrán Nava, encabezados por el comandante que fue asesinado hace una semanas, José Luis Mendoza  Espinoza, tras acudir a un presunto llamado de una  queja de una vecina en la calle Aldama y San Francisco, en el centro de la localidad en mención.

“Llegué a ese lugar, me senté en uno de los sillones a esperar y uno de los elementos me dijo que me identificara, al sacar mi cartera me la arrebató y con lujo de violencia me sacó, causándome una lesión en  la pierna, me subieron a una patrulla sin mostrarme ninguna orden de presentación o de aprehensión, me esposaron, me despojaron de mis celulares y todas mis pertenencias, y el comandante Mendoza me dijo que yo ya traía el dedo puesto y que me iba a ir a chingar a mi madre”, recordó Noriega Arreola.

Explicó que durante la arbitraria detención, hubo testigos de los hechos y en su traslado a Toluca, fue torturado,  intimidado e insultado mientras era privado de su libertad por esos agentes ministeriales que cometieron abusó de autoridad en su contra.

Al arribar a la hoy Fiscalía de Toluca, señaló que ministeriales que se mencionan líneas arriba, liderados por su jefe, el fallecido comandante  José Luis Mendoza, lo bajaron al sótano de las instalaciones, donde fue torturado para que entregara a su entonces director de la policía de La Paz, Gildardo  Hernández Arruel.

“Me decían ‘ya valió madres, que avientes a tu director, no seas pendejo’, que en vez de chingarme yo, les entregara a mi director, y aunque les dije que no sabía dónde vivía, siguieron con la tortura, me insistieron que como no les decía donde vivía, me iba a chingar y así sucedió durante horas, sin que me presentarán con alguna autoridad para saber de qué se me acusaba y fui víctima de un abuso de autoridad con una detención que no sabía por qué era, porque nunca me lo dijeron”,  recalcó Ángel Sergio que aseguró lo hicieron con el consentimiento del  licenciado Mario Guerrero López, quien también les indicó que lo torturaran.

Después de varias horas de martirio, refirió que lo trasladaron para ponerlo a disposición y para la certificación del médico legista, donde también le tomaron la fotografía, pero los golpeadores ministeriales no supieron decir el delito por el que lo presentaban, y al ver que no iba proceder su ingreso, uno de los involucrados en el aseguramiento solo precisó que por cohecho.

“Todas las pertenencias que me quitaron, alhajas de oro, mi salario, relojes, teléfonos, collares de santería, no fueron puestos en la cadena de custodia como debería haber sido  al momento de mi detención, que después quisieron asegurar que era porque yo les había ofrecido dinero, como era su costumbre para fabricarme un delito, que jamás cometí”, narró.

Explicó que con declaraciones falsas, los agentes lo presentaron  con Mario Guerrero, Fiscal Especial de Delitos Cometidos contra Servidores Públicos, además de haber violado todos sus derechos al no permitirle hacer una llamada y ser privado de su libertad durante varias horas, desde que fue ilegalmente detenido en el municipio de La Paz, hasta Toluca.

“Todo fue armado y dijeron que no hice caso de una orden de presentación que nunca me entregaron para citarme a  declarar por lo de un abuso de autoridad sobre un pleito que surgió en el municipio donde yo era subdirector de la policía local, el 27 de febrero de 2014, y que prefirieron realizar una detención arbitraria solo para encarcelarlo”, dijo.

Platicó que ese 27 de febrero acudió a un apoyo en la localidad, al ser reportados de unos hombres  armados vestidos de civiles, arriba de una azotea, lo que causó miedo a colonos al pensar que se trataba de ladrones, quienes dijeron ser policías federales y que jamás se quisieron identificar y fueron perseguidos por los elementos hasta Iturbide y Texcoco, en Neza, con la finalidad de ratificar datos.

Ahí dijo que también llegaron uniformados de Nezahualcóyotl, quienes se enfrentaron a golpes con los federales y como resultado hubo  elementos de los dos municipios detenidos, lo que ocasionó la baja de su director Gildardo Hernández y que a él jamás  le enviaron algún citatorio para presentarse a declarar, solo días después se lo llevaron para fabricarle un delito.

En una detención llena de anomalías y mentiras, dijo que repentinamente surgió una orden de aprehensión, por lo que  el 5 de marzo fue trasladado al penal de Santiaguito, en Almoloya de Juárez, y tras demostrar pruebas suficientes  por el  falso delito de cohecho, obtuvo su libertad  el 24 de abril del 2014, y al salir de la cárcel, nuevamente  lo aprehendieron y  trasladaron  a la comandancia en Toluca,

“Me golpearon y me fracturaron la nariz, de ahí me llevaron a la caseta de la localidad a donde me entregaron con otros comandantes que me lastimaron la manos con las esposas y me ingresaron al penal de Neza por un presunto delito de  abuso de autoridad y mi libertad fue otra vez armada por los ministeriales que destruyeron mi vida”, aclaró.

Tras el largo sufrimiento, además de aguantar las torturas de los presos en los penales,  donde el juez lo vínculo acusado de ordenar golpear a los federales, en el hecho  que estuvo presente tuvo que realizar este procedimientos con la defensa abogados que se contrató, tras largos meses de espera pensó que quedaría la formulación de imputación ordenada por la sala colegiada de magistrados que le fue cancelada el 31 de julio de 2015 y  aplazada hasta el 17 de agosto, donde a través de una audiencia, un juez dio a conocer su libertad  que sería  el 24 de agosto al  cumplir la sentencia de  ocho meses, que ya había pasado de demasía la condena, al transcurrir casi un año y medio preso.

Sin embargo, a pesar de que el jefe de reclusorios, Rubén Fernández Lima, sabía que ya estaba a días de quedar en libertad, el 22 de agosto ordenó su trasladó con otro 17 reos al penal del  Molino de las Flores,  en Texcoco, donde lo tuvieron incomunicado hasta el 26 de agosto y no lo llevaron presentarse a su audiencia donde le entregarían el documento  para obtener su libertad.

Fue dos días después que nuevamente fue regresado a la cárcel de Neza, donde se informó que un juez  realizaría su audiencia nuevamente  el 14 de septiembre de 2015.

Meses después de obtener su libertad, al recordar todo lo que había sufrido y truncado sus 19 años de servicio como policía estatal, retomó las denuncias en contra del Mario Guerrero López, hoy actual Fiscal de Combate a la Corrupción, también la que había realizado contra los agentes ministeriales que lo detuvieron ilegalmente, lo torturaron y le fabricaron el delito, y que además se quedaron con todas sus pertenencias e hicieron uso de sus teléfonos para obtener información sin autorización, esto en el IGISIPEM, Derechos Humanos y ante la hoy Fiscalía se Combate a la Corrupción, de las que existen cuatro carpetas y que se niegan a darles solución al estar el titular involucrado.

Explicó que han transcurrido los años y como son protegidos por la misma institución de impartición de justicia, cuyo titular es el denunciado, y se han negado a presentarse  a pesar  de los citatorios que les han enviado, solo han hecho caso omiso  y desacatado las órdenes de magistrados para dar la cara al exigir la reparación de daños y la entrega de todas sus pertenencias que jamás dejaron en la cadena de custodia.

“Destruyeron mi vida, solo por fabricarme un delito que jamás cometí,  mintieron en sus declaraciones y ni así se me hizo justicia, aun cuando estaba llena de anomalías, sufrí golpizas por los reos durante el año y medio que estuve preso y ahora quiero que paguen por lo que me hicieron, tengo denuncias en todas las instancias a mi favor y no hay ley que exista para que se haga justicia, y aunque ahora ya  las autoridades quieren cerrar mis Carpetas  de Investigación, temó me quieran volver a detener, seguiré luchando hasta que se haga la reparación de daños y limpien mi nombre que fue quemado por esas falsas mentiras en varios medios de comunicación”, insistió el ex policía estatal.

Finalmente, mostrando el expediente de todas la quejas y denuncias en contra de quienes le desgraciaron su carrera, insistió en que la Fiscalía de Combate a la Corrupción trabaja solo para los casos que les convienen, porque entre los mismos de  esa dependencia se protegen y lo único que buscan es que cansarlo para que  no siga con esas demandas, que aseguró que a pesar que el Fiscal estatal se ha negado a recibirlo para darle a conocer su caso, hoy lo hace público, para que la gente sepa la verdad lo que paso con su detención  llena de falsedad ilegal.

Advertisements
FacebookTwitterWhatsAppShare
Si quieres recibir gratis las noticias del estado de México en tu celular, solo tienes que mandarnos un mensaje de whatssapp con el nombre de tu municipio a nuestro telefono (55) 44041699