DRAMA: Diana tenía 23 años y delincuentes la quemaron viva; uno ya fue capturado

POR: / 16 de septiembre de 2018

FacebookTwitterWhatsAppShare

ECATEPEC, Méx.- 16 DE SEPTIEMBRE DE 2018.- A ocho meses de que Diana fue calcinada junto con otras dos personas, hace unos días fue detenido un sujeto que participó en los arteros crímenes, hechos que destrozaron la vida de su madre, que ha envejecido de sufrimiento y dolor de pensar que su hija fue torturada y quemada viva, quien dejó tres pequeños huérfanos y que exige dar con demás  cómplices.

Roxana no olvida que Diana Laura Mejía Garnica, su hija de 23 años, salió de su casa ubicada en Los Héroes primera sección, en este municipio, el pasado 4 de enero, acompañada de su cuñado y su concuña, a quienes llevaría a que vendieran juguetes,  tan solo  a la zona de la Termoeléctrica, sin embargo, desaparecieron sin dejar rastro, ese día comenzó su calvario y su vida se llenó de  dolor.

Nunca esperó que horas después su nieta fuera abandonada por los criminales, cerca de un centro de salud, en el poblado de Maquixco, en el municipio de Teotihuacán, y tuvo que enfrentarse a la burocracia de servidores públicos que  no le querían entregar a  Mía,  la bebé de tan solo 6 meses de edad, y pretendían entregarla al DIF, ahí presintió que algo le había pasado a su hija y suplicó  a las autoridades de ese municipio que la ayudarán a buscarla, sin embargo, no le hicieron caso.

Tras iniciar la denuncia por la desaparición de Diana, se comenzó a distorsionar la información y aseguró  que satanizaron a su hija, al decir que había abandonado a su nieta para irse con el cuñado, a pesar de que sabían que la concuña iba con ellos, y tuvo que aguantar las críticas que se tornaron al caso, hasta aclarar que eran tres personas las desaparecidas.

El dolor y la tristeza llegaron la tarde noche del día 7 de enero, cuando se enteró  que  habían encontrado el auto Golf, color gris oxford, con placas de circulación  MKW-64-10, del estado de México, en el que viajaban cuando desaparecieron, en un camino de terracería,  entre  avenida San Juan y Camino Viejo, de la colonia de San Jerónimo Xonacahuacán, con los tres cuerpos calcinados, y realizó la denuncia por el delito de homicidio contra quien resultara responsable, que quedó registrado en la carpeta con número de NUC: ECA/FHM/ECH/034/004023/18/01 y NIC: FHM/ECH/00/MPI/064/00001/18/01.

Refirió que los  restos fueron entregados quince días después, porque  en la fiscalía no contaban con las herramientas, y gracias al apoyo de la fundación Delos y del ex diputado Tassio, que la ayudaron desde que localizaron a su nieta,  compraron los reactivos  necesarios  para hacer las pruebas de ADN y los peritajes.

“Sentí morirme cuando las autoridades me entregaron los restos de mi hija en una bolsa de basura y no querían que la velara, los hice de manera privada antes de darle sepultura”, dijo Roxana.

 

Al transcurrir los días, el calvario de perder a su hija no terminó, debido a que por amenazas y extorsiones que comenzaron a recibir por parte de los asesinos, tuvieron que abandonar su casa y Roxana se hizo cargo de sus tres nietos, que extrañan a su madre.

Roxana, que ahora luce con el rostro demacrado de tanto sufrimiento, refirió que la tranquilidad de  su hogar se perdió,  además que no se le  borran las imágenes de su mente de lo que le hicieron a su hija, una mujer dedicada al hogar que no le hacía daño a nadie, y el  dolor que atraviesan a las autoridades no les importa porque no se preocupan ni se ocupan en tomar acciones para que pongan un alto a tantos asesinatos de mujeres.

Han transcurrido ocho meses de la tragedia y con las lágrimas que brotan de sus mejillas, dio a conocer que ya fue detenido uno de los involucrados en la cruel muerte que le dieron a su hija, a quien torturaron, le quitaron los dientes y quemaron viva.

Sin embargo, recalcó que  aún faltan cómplices por detener, porque un solo hombre no pudo levantar, torturar y quemar a las tres personas, y por ese hecho insistió en que vive con pánico al saber que están libres y busquen venganza, porque su cómplice está preso.

Comentó que  ha tomado terapias psicológicas, pero  aunque lo intenta, el sufrimiento no termina, porque está muerta en vida y sabe que tiene que sacar adelante a sus nietos.

“Yo ayudaba a las personas, a mujeres y niños, lo que pasó a último término porque de qué sirve que se porte uno bien, de todas maneras no cuenta, la vida sorpresivamente nos da unas cachetadas horribles, de qué sirve ser buena, de qué sirve no hacerle mal a nadie, si aquí los que sobreviven son los más fuertes y los que hacen cosas contra la sociedad y hasta son protegidos por autoridades”, relató.

Exhortó a las madres que tienen hijas desaparecidas a que sigan su búsqueda, porque ella aunque tiene una pena que jamás superará, la encontró y le duele que las autoridades no tomen acciones para ayudar a las personas a las que minimizan por no contar con recursos, como le pasó a ella, que  agradece que se hayan cruzado personas en su camino que intervinieron para apoyarla y resguardarla, asimismo, continuar con el caso por el que  seguirá clamando  justicia, para que todos los que participaron en el asesinato de Diana paguen por lo que hicieron, dejarle su vida vacía.

FacebookTwitterWhatsAppShare
Si quieres recibir gratis las noticias del estado de México en tu celular, solo tienes que mandarnos un mensaje de whatssapp con el nombre de tu municipio a nuestro telefono (55) 4404-1699