fbpx

(VIDEO): Encuentran en casa del caníbal algo peor que una película de terror; él actuó sin remordimientos

POR: / 9 de enero de 2018

FacebookTwitterWhatsAppShare

José López Bautista no mostraba ningún signo de arrepentimiento después de haber asesinado y comido parte de los cuerpos de su esposa y dos hijas.

“Estaba consciente de lo que había hecho y se mostraba frío, indiferente”, señalaron oficiales de policía que lo enfrentaron en un primer momento.

 

Cuando agentes de la Secretaría de Seguridad del Estado de México llegaron al domicilio de la familia López Castro alertados por vecinos por el humo que salía de la casa, fue el propio José quien les abrió la puerta.

El interior de la casa estaba en penumbras, se percibía un fuerte olor a humo. El ex agente de la policía federal llevaba un cuchillo en la mano, por lo que los oficiales trataron de convencerlo de que soltara el arma.

En un video grabado por agentes de policía  se puede apreciar parte de un sillón, una mesa en la que hay alimentos, como huevo, salsa de tomate, rollos de papel de baño, arroz y pan.

Al fondo se pueden ver unos escalones en donde se encuentra José.

Mujer Policía : José… ¿Qué está pasando? ¡Ven! José… ¡Suelta el cuchillo!

Hombre Policía: Tranquilo amigo, no pasa nada. ¿Quieres que nos salgamos?

José responde débilmente: Hagan lo que tengan que hacer.

Mujer: José… Pero, pero primero suelta el cuchillo, por favor José. Nada más queremos que estén bien y ya nos vamos… José…

José: Hagan lo que tengan que hacer.

Hombre: No.. Siempre y cuando tú nos apoyes José.

En esos momentos, José baja de las escaleras, se acerca un poco, las autoridades le dan su espacio y se escuchan balbuceos.

Mujer: José… Tranquilo… Venimos…

Se escuchan varias palabras y José dice: “¿Se van a retirar, o que?”

Mujer: Pero ¿Y tu familia?

Todos hablan.

Mujer: ¿Están bien? No estamos aquí… Tú nos abriste José.. Tú Tranquilo.

José: Bueno, yo ya les dije. Retírense por favor.

Mujer: ¿Pero y tu familia? ¿Dónde está tu esposa?

José: Ya les dije que se fue…

Hombre: ¿Cuándo se fue?

José: El día dos…

Hombre: ¿Dos de este año? ¿Dos de enero?

Se escuchan balbuceos de José afirmando que así era y se acerca un poco más a los policías con el cuchillo en mano.

Hombre: Deja el cuchillo amigo.

José golpea y dice: “Pues retírense por favor”

Comienzan a hablar todos al mismo tiempo y el hombre dice: “Tú fuiste compañero de nosotros, ¿no?”

José: ¿Y luego qué?

Hombre: Por eso sabes muy bien que nosotros no podemos actuar contra un compañero.

Mujer: No…

José: Yo ya no soy compañero, yo soy civil.

Mujer: Eso ya no importa. Nosotros no estamos aquí para agredirte ni nada. Si tiene, si… nada más queremos saber que este bien la chica y la familia, hijo… y ya…

Hombre: Ya nada más con eso, nos retiramos, es lo que queremos saber.

Mujer: ¿O qué está pasando?

José: Nada…

Mujer: Todavía…

José: Si quieren pasar.. Pasen a ver.

Luego de someter al presunto homicida, éste aceptó haber asesinado a su familia, lo dijo sin remordimiento alguno. También aceptó haber comido las manos y algunos órganos de sus hijas de 2 y 5 años de edad.

Lo dijo como si se tratara de lo más normal del mundo. Lo que no dijo es por qué lo hizo…

Lo que encontraron los policías en la recámara principal de la casa fue peor que una película de horror: los cuerpos mutilados y sin órganos de Esther, Alessandra y Loreto, y la frialdad de José.

FacebookTwitterWhatsAppShare
Si quieres recibir gratis las noticias del estado de México en tu celular, solo tienes que mandarnos un mensaje de whatssapp con el nombre de tu municipio a nuestro telefono (55) 4404-1699