VIDEO: Don Javier lleva 38 años elaborando las tradicionales ‘cocadas’ en Amecameca

| Jueves, marzo 23, 2017

This slideshow requires JavaScript.

AMECAMECA, Méx.- 20 DE MARZO DE 2017.- Con más de 38 años trabajando como dulcero de productos de coco, don Javier Lezama fabrica este tradicional dulce en las afueras de la delegación de San Francisco Zentlalpan para no perder la tradición de un dulce artesanal mexicano.

Don Javier Lezama, carpintero, originario del estado de Puebla pero actualmente radicando en la delegación de San Francisco Zentlalpan del municipio de Amecameca, produce uno de los dulces típicos de toda la región hecha con coco natural.

Todas las mañanas don Javier y sus empleados empiezan su jornada laboral con un olor sin igual como lo es el del coco, que con la magia de las manos de los trabajadores le dan vida a los dulces que en fiestas como carnaval hacen de este un dulce típico.

Con cientos de cocos almacenados, dos trabajadores inician el proceso retirando la cascara dura del coco para posteriormente ser lavado, un trabajador más tritura el coco mediante un rallador industrial, quedando totalmente triturado.

Una vez obtenida la cantidad de coco suficiente, este entra a una olla a fuego alto donde se cocina con azúcar y fructuosa, también se le agrega la receta secreta que don Javier ha adquirido durante sus más de 38 años de experiencia en este ramo.

Mujeres colocan la masa de coco que ya sale con la preparación y cocción correcta e inician con la elaboración de las diferentes formas a la que le dan vida a estos dulces típicos terminando con una cocción y listos para el envasado.

“Toda mi vida he trabajado en este ramo de manera artesanal porque así los colores, sabores y texturas del producto se quedan ahí y es lo que le da la característica al dulce de coco”, comentó don Javier quien seguirá trabajando en no perder la tradición de este producto artesanal.

Más de un millar de cocos diariamente son ocupados para la elaboración de este producto milenario y artesanal, producto traído desde el estado de Guerrero donde con manos Amecamequenses lo transforman en un producto 100 porciento mexicano y artesanal.