COLUMNA: Alfredo del Mazo y el riesgo de una derrota histórica para el PRI

| Jueves, enero 26, 2017

El PRI ha retrasado lo más posible la designación de su candidato a la gubernatura del Estado de México por una razón: no tiene.

Contrariamente a lo que ha ocurrido históricamente en el principal bastión priista del país que es el Edomex, ahora la baraja de aspirantes es bastante floja y riesgosa, ningún priista garantiza el triunfo en las elecciones del próximo mes de junio.

Por el contrario, se percibe un enorme riesgo de derrota, aun cuando hasta ahora la operación política del gobierno  ha sido impecable para desactivar una alianza opositora que habría terminado por sepultar en yugo histórico del priismo sobre la entidad.

Contrario a lo que muchos piensan, el riesgo para el PRI persiste porque aún se busca la manera de imponer al junior de juniors, al nieto del cacique de Atlacomulco, hijo de ex gobernador y, por si fuera poco, primo de Peña Nieto, al impresentable Alfredo del Mazo. Postularlo sería tan grave como pensar que el gobierno del Edomex es una monarquía y los mexiquenses somos súbditos.

He revisado varias encuestas que se han publicado en las últimas semanas, las cuales coinciden en que Alfredo del Mazo, hijo del ex gobernador del mismo nombre y primo del repudiado Enrique Peña Nieto, saca  ventaja a sus adversarios al interior del partido tricolor en los datos de reconocimiento.

Lo que extrañamente ninguna de las encuestas dice, es que el junior de Atlacomulco también acumula, por mucho, la mayor cantidad de opiniones negativas de los ciudadanos.

Para ponerlo simple, la gente lo conoce mucho pero tiene una mala opinión del él. Por eso el PRI, o más bien su primo Peña Nieto, no se animaba a ponerlo de candidato, sabe que Del Mazo Maza es un enorme riesgo de derrota para el tricolor en la tierra del Grupo Atlacomulco.

Por otro lado está Ana Lilia Herrera Anzaldo, ella es una completa desconocida más allá de los círculos políticos de la entidad. Sus puntos de reconocimiento ciudadanos son muy bajos, no creció lo suficiente como para estar a la altura de una contienda por la gubernatura. No acumula puntos malos ni buenos porque simplemente la ciudadanía abierta no sabe quien es ella. Posicionarla y crearle una imagen a estas alturas es también un riesgo alto para su partido.

Aun así se mantiene en la línea de decisión e incluso hace algunas horas se corrió como pólvora la versión de su eventual destape.

Esta incertidumbre podría beneficiar al presidente del priismo estatal Carlos Iriarte Mercado, que aunque tampoco goza de simpatías ciudadanas más allá del 6 u 8% del llamado círculo rojo, tiene más trayectoria y base política que el junior Del Mazo y la inocua Ana Lilia.

Cualquiera de los tres escenarios es difícil para el PRI, pensando que Josefina Vázquez Mota arrancaría adelante si se convierte formalmente en la abanderada del PAN.   De hecho, cualquier candidato fuerte de oposición pondrá a temblar a cualquier priista que Peña Nieto designe como abanderado tricolor.

El gasolinazo y la inseguridad contra la que Eruviel simplemente no ha podido, son miles y miles de votos en contra del PRI, cuya única esperanza para ganar este 4 de junio es la enorme maquinaria que compra votos y conciencias.

Vienen horas importantes para el futuro de la entidad, puede ser el inicio de la peor guerra sucia jamás vista, el PRI no va a soltar el enorme botín que es el Estado de México, lo va a defender como sea necesario, así se van a poner las cosas.
Nos leemos pronto.

Notas relacionadas
No hay entradas relacionadas